Los Detectives Privados en la investigación de deudores

Detectives privados en investigación de deudores

Un préstamo económico puede acabar complicándose. Cualquier tipo de préstamo, individual, comercial o de otro tipo. Si alguien le debe dinero, ya sea un individuo o una empresa, como resultado de una estafa o una promesa de reembolso incumplida, puede ser un problema en términos de pérdidas financieras que no se pueden recuperar.

Firmar un contrato que describa los detalles de la transacción, es la mejor manera de establecer un acuerdo. Sin embargo, esto no siempre significa que la persona que firma procederá según las condiciones acordadas. A veces los deudores simplemente se niegan a pagar, otras se esfuerzan por desaparecer por completo para evitar ser localizados y en otros casos, ocultan sus activos simulando carecer de medios para llevar a cabo la devolución.  Y es en este punto, en el que contratar a un detective privado puede ser de gran ayuda.

Los detectives privados atendemos casos económicos, tanto de particulares como de empresas.

La mayoría de los casos de cobro de deudas mercantiles, son empresas que reclaman el pago de un trabajo realizado, o bancos que buscan la recuperación de un gran préstamo impagado o los activos existentes para dicha recuperación.  

Las circunstancias con las que un detective puede encontrarse son:

  • Un deudor que debe dinero a una empresa o individuo en virtud de un contrato de préstamo
  • Un deudor que debe dinero a una empresa o individuo en virtud de un acuerdo verbal
  • Un deudor que debe dinero en base a una acción que se basó en una acción engañosa, mediante fraude
  • Un deudor que no ha asumido obligaciones contractuales y desaparece
  • Un cliente que no ha pagado la totalidad del producto o servicio
  • Un vendedor que no ha entregado al comprador el producto o servicio; entre otras situaciones.

Si el caso llega a los tribunales y la sentencia favorece al acreedor, el deudor no sólo tendrá que pagar la deuda, también asumirá los costes legales del procedimiento de ambas partes.  Así que, sin duda, es más barato para el deudor, acordar un plan de pago.

Sin embargo, aún teniendo una sentencia judicial favorable, a veces, puede ser difícil de recuperar, y cuando un acreedor necesita cobrar el pago, puede contratar a un investigador privado para rastrear al deudor y cobrar el dinero que debe. Los detectives privados están habilitados para efectuar seguimientos y vigilancias, un particular, no. Y una conducta incisiva, por parte del acreedor hacia el deudor, como acudir a su lugar de trabajo, hablar con su entorno, o llamar de forma continuada, podría incurrir en un acoso. Para llevar a cabo esta labor, contrate a detectives privados acreditados.

Localización de deudores

La realidad económica de la sociedad actual ha hecho que la recuperación de las deudas sea cada vez más difícil, ya sea por fallos en las negociaciones con los deudores o por la imposibilidad de localizarles.

En muchas ocasiones, las agencias de detectives privados, somos contactadas por despachos de abogados que necesitan proceder a la entrega de documentos legales solicitando al deudor que comparezca ante el tribunal.

Si la parte acreedora sabe dónde vive o trabaja el deudor, podrá producirse de manera rápida dicha entrega y, continuar así, con el proceso.

Sin embargo, a veces los deudores desaparecen, ocultan o facilitan datos de localización/contactos erróneos, especialmente cuando la deuda es muy grande. Si los abogados no pueden encontrar a la persona, no pueden seguir su proceso correcto, y es ahí cuando los detectives privados pueden involucrarse.

El investigador privado puede localizar al individuo si ha hecho un esfuerzo por desaparecer. Esto puede implicar vigilancia tanto electrónica como tradicional, entrevistar a testigos u otras gestiones que pueden revelar la ubicación del deudor escondido. Un buen detective privado, tiene habilidad para entrevistar y obtener información de las personas. Contratar a un detective privado con amplia experiencia en la búsqueda de personas desaparecidas, es la mejor opción en estos casos. Nuestros investigadores privados tienen acceso a una amplia gama de recursos y utilizan las técnicas y métodos de investigación más efectivos. 

¿Cómo encontrar un deudor o una persona por un investigador privado?

La investigación privada, generalmente, comienza con una búsqueda en fuentes abiertas; bases de datos públicas y búsquedas en Internet. Cierta información sobre la ubicación del deudor desaparecido puede estar en el registro público.
Es bastante difícil desaparecer por completoA menos que la persona desaparecida esté en constante estado de alerta, dejará un rastro de información. La actividad y el historial de las redes sociales pueden mostrar rutinas y la ubicación de lugares frecuentados. Las listas de amigos pueden revelar nombres y detalles de contacto de personas que podrían revelar la nueva ubicación del deudor. 

Tras localizar al deudor desaparecido, el investigador privado puede entregar esta información a la parte acreedora y finalizar el servicio, o puede realizar una investigación adicional que añada información, recopilando pruebas sobre los bienes que puedan ser incautados. En este punto, ya localizado el deudor desaparecido, se establecerá una vigilancia. La vigilancia es una técnica en la que el investigador privado observa a una persona mientras realiza su rutina diaria. 

Los detectives privados juegan un papel importante en responsabilizar a las personas con deudas acumuladas.

Precio de las investigaciones y localización de deudores:

El precio de los detectives privados en las investigaciones realizadas para identificar, encontrar y localizar deudores depende de muchos factores. Así, cuanta más información se disponga sobre el deudor, menor será el coste. 

En la mayoría de los casos, además de localizar a los deudores, el informe de investigación incluirá toda la información que encuentren y que puedan ser relevante.

Comprobación de activos y estado de solvencia.

Frente a la resolución de una deuda pueden ser dictaminadas una serie de medidas para el cobro, desde el embargo de salarios hasta la incautación directa de activos. Primero, sin embargo, necesitan saber qué activos hay para apuntar.

Al contratar a un detective privado se podrá llevar a cabo una investigación exhaustiva de los recursos y activos que posee el deudor, propiedades inmobiliarias, vehículos, activos comerciales etc. La información sobre estos activos se entregará al acreedor, quien podrá tomar las medidas necesarias para recuperar sus pérdidas

A veces, el deudor afirma que no puede pagar la deuda. Incluso podrían declararse insolvente o en quiebra, si se trata de una empresa, para evitar el pago. Los detectives privados pueden ser contratados para comprobar si el estilo de vida del deudor sugiere una falsa insolvencia, o si la actividad de la empresa declarada en quiebra tiene una actividad contraria a la situación descrita.

Un investigador privado puede realizar operaciones de seguimiento y vigilancia sobre el deudor y proporcionar pruebas gráficas legales para aportar a un procedimiento judicial.

Los detectives privados son excelentes para mezclarse y pasar desapercibidos. Además, tienen dispositivos de alta tecnología como cámaras y dispositivos de grabación ocultos para que el sujeto no sepa que está siendo grabado. 

Una vez se ha localizado al deudor, y se ha hecho la recopilación de pruebas pertinentes, el caso vuelve a la parte acreedora para que continúen el proceso de cobro.