El Detective Privado como herramienta en procesos penales

Procesos penales Detectives Privados Madrid

Hay un gran desconocimiento sobre la figura del detective privado. Muchas personas piensan en el investigador privado, únicamente, como un profesional que investiga infidelidades o casos personales, sin embargo, la realidad es que el informe de los detectives privados puede resultar y ha resultado en muchas ocasiones, prueba suficiente, por sí misma, para fundamentar una sentencia condenatoria.

De hecho, cabe mencionar que los detectives privados de España, son unos de los profesionales más cualificados de la Unión Europea, ya que se exige una formación que no se exige en otros países.

¿Qué delitos puede investigar un detective privado dentro de un proceso penal?

La Ley 5/2014 de Seguridad Privada habilita al detective privado a investigar delitos perseguibles a instancia de parte en los procesos penales.

Art.48.1 c/ Ley 5/2014 de Seguridad Privada

“La realización de averiguaciones y la obtención de información y pruebas relativas a delitos sólo perseguibles a instancia de parte por encargo de los sujetos legitimados en el proceso penal”

Delitos privados

Por tanto, quedaría claro que los despachos de detectives privados podrían llevar a cabo investigaciones de delitos privados. Los delitos privados son aquellos en los que no existe un atentado contra un bien jurídico general, sino que se comete sobre una persona. Así pues, un tercero particular no afectado no puede promover el procedimiento, ni las autoridades podrán actuar de oficio ante este tipo de delitos.

Estos delitos son los relacionados con injurias y calumnias.

  • Injurias: Imputación, manifestaciones de opiniones o hechos que afecten la dignidad y/o menoscaben el prestigio de un tercero. Realizándose con el conocimiento de provocación de daños y perjuicios.
  • Calumnias: Imputación a un tercero de la comisión de un delito, con el conocimiento de su falsedad. Es decir, se acusa a alguien de haber cometido un hecho delictivo sabiendo que no es verdad.

Delitos semipúblicos

En este tipo de delitos, los investigadores privados podrán emprender una investigación, exceptuando las situaciones donde deba o pueda intervenir el Ministerio Fiscal. Esto sucede cuando la víctima tiene una especial vulnerabilidad, o, dicho de otra manera, una necesidad especial de protección. Como son los casos de víctimas menores de edad o con algún tipo de discapacidad.

Algunos ejemplos donde la intervención del detective privado puede ser determinante:

  • Descubrimiento y revelación de secretos.
  • Acoso, agresiones y abuso sexual.
  • Delitos contra la propiedad intelectual, industrial, el mercado y los consumidores.
  • Coacciones o amenazas leves.
  • Delitos contra el patrimonio.
  • Delitos societarios
  • Delitos económicos… etc

Delitos públicos

Los detectives privados no pueden llevar iniciar ninguna investigación de delitos perseguibles de oficio, ya que para eso están los FFCCSE. De esta manera se evita una doble vía de investigación que pueda entorpecer los resultados.

Sin embargo, e insistiendo en que no se puede iniciar este tipo de investigaciones, el detective privado sí puede investigar sucesos que estén relacionados con el posible delito. Por ejemplo, los detectives privados no podrán aceptar un caso en el que el objeto encomendado sea la investigación de un tráfico de drogas, pero sí podrá efectuar las gestiones pertinentes para recoger pruebas que muestren el estilo de vida del individuo que declara no tener ingresos ni patrimonio.

Por otro lado, hay ocasiones en las que nadie sabe a priori si se está produciendo un delito penal perseguible de oficio. Esto sucede cuando se contrata a un detective privado sin tener ninguna sospecha fundada de que exista un delito perseguible de oficio. En estos casos, si durante el transcurso de la investigación privada, la agencia de detectives se encuentra este tipo de delitos, deberá denunciarlo ante la autoridad competente poniendo a su disposición toda la información y los instrumentos que se pudieran haber obtenido relacionados con el delito.

Se concluye por tanto que, los detectives privados pueden abarcar todo tipo de ilícitos en procesos penales, siempre que el cliente no sospeche que tras su asunto exista un delito público, y de ser así el detective podrá investigar los elementos relacionados indirectamente con su problema. Pudiendo servir todas las pruebas obtenidas para ser utilizadas en un proceso judicial.

El peso del informe de los detectives privados en un proceso penal.

Lo primero que hay que dejar claro es que los informes de detectives privados sí son admitidos como medio de prueba dentro de un proceso penal. Teniendo como fundamento los derechos constitucionales a la defensa y a la prueba (art. 24.2 CE), y obedeciendo al principio de seguridad jurídica (art. 9.3 CE).

Valor probatorio

La prueba del detective tiene tantos elementos que resulta difícil clasificarla. ¿Cómo enmarcar la prueba del informe del detective privado dentro del proceso penal? ¿Qué tipo de prueba es?

El detective privado no es en sí la fuente de prueba sino el fruto de su trabajo, que podemos dividir en tres elementos;

  • Soportes de fuentes: Vídeos, fotografías, audios.
  • Informe.
  • Testimonio: Ratificación judicial.

De esta manera, ante un juicio se nos platea la duda de qué valor tienen todas estas piezas. Pues bien, el Tribunal Constitucional y la jurisprudencia del Tribunal Supremo, establecen que la prueba aportada por el detective privado tiene valor testifical.

STS de 13 de marzo de 1991

“Los informes de las agencias privadas de investigación con independencia de la calificación que les haya dado en juzgador, no constituyen prueba documental, sino manifestaciones testificales por escrito”.

Otras resoluciones podrían ser: STS de 2 de Octubre de 1989, STC de 16 de julio de 1990, etc. (STS de 17 de junio de 1996, Testimonio documentado).

Figura del detective privado dentro del proceso penal

¿Cómo abordar la declaración de un detective privado? ¿Es un perito? ¿Es un testigo casual? ¿Testigo privilegiado? ¿Tiene presunción de veracidad…?

Lo primero es que los detectives privados nos somos peritos, somos testigos. Esto no impide que un detective privado pueda ser en algunos casos considerado testigo- perito, pero no adquiriría esta condición por el hecho de ser detective, sino porque tenga de modo adicional unos estudios especializados en el ámbito a tratar. Para que un informe sea considerado pericial, debe abordar aspectos cuyo análisis o determinación requiera conocimientos técnicos, científicos, artísticos… y que estas conclusiones sean llevadas a cabo por un profesional que reúna los requisitos que la LEC exige, además de haber sido nombrado perito por el Juez o Tribunal.

Por tanto, el detective privado actúa como testigo, pero no es un testigo casual, sino un testigo privilegiado. Esta condición especial se le otorga por su formación para la investigación y su dedicación al objeto encomendado, por su garantía de profesionalidad, y por su imparcialidad y objetividad.

STS de 6 de Noviembre de 1990

«El testimonio emitido por los detectives privados tiene, a favor de su veracidad, no sólo la garantía de profesionalidad exigible y en principio también presumible, en una profesión reglamentada legalmente, sino también de la que, de modo innegable, proporciona la precisa y continuada dedicación al objeto del ulterior testimonio a emitir y las complementarias acreditaciones gráficas o sonoras de que suele ir acompañada”.

Esta diferenciación de testigos es relevante a la hora de abordar la declaración o interrogatorio de un detective privado, ya que a este último las preguntas se limitarán a los hechos consignados en el informe y de ningún modo procederá la tacha de este testigo por razón de interés en el asunto. No así en el interrogatorio a un testigo casual, donde sí se permiten preguntas sobre hechos anteriores o posteriores al asunto juzgado con el objeto de intentar la desacreditación de su credibilidad o imparcialidad.

Respecto a la presunción de veracidad, aunque no está formalizada como tal, a todo testigo que no tiene relación con las partes se le presupone la veracidad en su testimonio. Y los informes de detectives privados son considerados objetivos e imparciales, sin quedar vinculados por el encargo del cliente. Esto se debe a que, a pesar de ser contratados por una de las partes, los honorarios de los detectives privados jamás varían en función al resultado o beneficios para el cliente, las tarifas de los detectives privados van sólo en función al tiempo empleado y número de detectives o tipos de medios inetervinientes.

De todos modos, nuestra veracidad son nuestras pruebas. El detective privado no sólo testifica, sino que, acompaña su testimonio de pruebas gráficas. Y una imagen suele tener más valor que cualquier testimonio, ya que no es lo mismo decir lo que se ha visto, que mostrar lo que se ha visto. Y es aquí donde se comprueba la importancia de elegir una agencia de detectives privados profesional y eficaz, cuando sus pruebas convierten los hechos controvertidos en hechos consolidados.